Mi biblioteca

18 mayo 2015

Una imagen en sepia.



Releyó por última vez aquellos trazos irregulares de tinta desvaída que había transcrito en las primeras páginas de su cuaderno, ajado por el uso. Hacía ya demasiados años, no recordaba exactamente cuándo. Sus anotaciones, a lo largo de su vida, habían devorado paulatinamente aquel bonito ejemplar, adquirido una lluviosa tarde otoñal en París. La recordaba como si le hubiese pasado hace unos días. Para protegerse del feroz aguacero, se introdujo en el primer establecimiento que encontró a su paso en la búsqueda desesperada de cobijo. Aquella vieja librería mostraba en un pequeño estante una rica variedad de cuadernos y plumas de los que se enamoró al instante. A pesar de que llevaba empapado el traje, se dirigió al dependiente que lo observaba perspicaz tras unas pequeñas gafas de concha. Sacó un arrugado billete del bolsillo e hizo que le preparase un paquete con varios de aquellos cuadernos. Le habían acompañado desde entonces. Volviendo al presente, deslizó suavemente su sarmentoso dedo sobre aquellos caracteres al tiempo que susurraba lentamente uno de los mantras que habían guiado su procelosa existencia. “Para todos los males, hay dos remedios: el tiempo y el silencio.” Paladeó el exánime sonido que sus labios pronunciaron.

El silencio, pauta obligada en su delicado oficio, se había convertido en su fiel aliado. Lejos de aquellos remordimientos de juventud, que le impelían a contarle a cualquier colega los desmanes que hubo de cometer para sobrevivir, hacía mucho tiempo que se había reconciliado con la prudencia. Por otra parte, el tiempo había terminado por soterrar muchas de las cicatrices de su espíritu, incluso aquéllas que estuvieron a punto de hacerle cometer alguna tropelía. Dumas tenía razón cuando escribió esa frase y, sin saberlo, había sido su secreto confidente y leal compañero de viaje.

Cerró el cuaderno y se deleitó contemplando la fotografía una vez más, posiblemente la última. Aquel recuerdo, inmortalizado en la imagen sepia que le había acompañado, muda y cómplice, durante las últimas décadas, sería lo último que sus gastadas pupilas contemplarían. Era su homenaje postrero a un tiempo que prefiguraba todo lo que había llegado a ser en su vida. No representaba un final rastrero para lo que había sido su azarosa biografía. Algunos colegas suyos no habían disfrutado de una despedida tan apacible y discreta. Por tanto, a fin de cuentas, se podía considerar un hombre afortunado.

Aspiró con delectación el áspero aroma que emanaba de la taza humeante que cobijaba entre sus manos. Para conseguir el resultado esperado había tenido que vaciar completamente la botella de elixir que guardaba celosamente en su armario en previsión de que su uso fuese necesario algún día. Ahora lo era. Las infusiones, desde su temprana juventud, fueron su perdición. Paradógicamente, esta última sería su salvación. Todo menos aguantar la molesta e indecorosa agonía que le aguardaba sin remisión alguna. Las olía y saboreaba con esmero y cariño. No había viaje del que volviese con las manos vacías. Siempre había un hueco en su pequeña bolsa para un paquete que contenía la más rara de las hierbas del lugar; algunas fragantes y con propiedades balsámicas, otras con sabores imposibles e inexplicables. 

Amante de la escenografía hasta el final, se recostó plácidamente sobre la deslucida alfombra oriental que presidía su pequeño salón, recuerdo de uno de sus primeros viajes al continente asiático. Lenta y ceremoniosamente, se acercó la taza a sus labios y sorbió sin premura el tibio elixir aromatizado que le permitiría alcanzar la liberación. La imagen de la foto le devolvió una mirada cómplice mientras que, mansa y apaciblemente, se fue quedando dormido.

11 comentarios:

Francisco Antonio Còrdova Guzmàn dijo...

Interesante y conciso relato que se circunscribe al recuerdo de algo inmortal, que todos llevamos muy dentro. Gracias por compartir tan bien elaborado escrito.

Eva Mercader dijo...

Hoy estoy algo melancólica y este relato me ha sacado de mi sopor. Después de una vida llena de recuerdos, aromas y sabores, ¡quién pudiera llevárselos consigo!
Gracias por compartir esta joya. Un abrazo.

juantobe1 dijo...

Gracias a ti, Eva, por la paciencia para leer lo que publico, jeje. Un abrazo y que pases una buena tarde. ;-)

Gema Bocardo dijo...

Hola. Me encanta este mirco y me preguntaba si te gustaría que lo publicáramos en nuestra asociación. vendría con un enlace a tu blog. La hemos creado para extender ramas hacia otros autores, compartir escritos y enriquecernos juntos. http://asociacionelarteerestu.blogspot.com.es/ ¿Te apetece?

juantobe1 dijo...

Gracias, Gema. Hablamos. Te he mandado mensaje. Saludos.

Bénjamin J.Green dijo...

Un relato que he vuelto a leer con gran placer Juantobe, me ha gustado mucho.
Una muerte que muchos desearían para ellos, me apunto, muy bien escrito y fácil de leer.
Un gran trabajo.
Un saludo cordial.

juantobe1 dijo...

Amigo Bénjamin J.Green, gracias por tus reflexiones. Me alegra muchísimo saber que el micro te ha evocado todas esas cosas y que te ha gustado. Saludos cordiales y buen domingo. Juan Antonio.

Mamen Andalucía dijo...

Me encanta: el texto tan cuidado, la elegancia con la que escribes, la riqueza de tu vocabulario y la historia que cuentas. Siempre me quedo con las ganas de saber más, de seguir con la lectura.Como siempre te felicito y te agradezco estas perlas que me gustan tanto.
Un abrazo.

juantobe1 dijo...

Muchísimas gracias, Mamen, por tan bonitas palabras. Aunque me abruman, no dejan de congratularme. Me alegro que te haya gustado esta historia. Un fuerte abrazo.

Maríjose Luque Fernández dijo...

Amigo Juan pensé que te había comentado ya aquí, pero debió ser en alguna comunidad.
El sepia un color especial en el que a través de una película antigua nos muestras perfectamente el deambular en el recorrido de una vida.. Nuestros eternos recuerdos y nuestras vivencias que sin duda nos marcan continuamente.
Me gusto mucho tu relato..

juantobe1 dijo...

Muchísimas gracias, Maríjose. El sepia es un color muy evocador. Me alegra saber que mis letras han podido transpirar el alma del personaje. Gracias por tus palabras. Abrazos.